¿Y ahora qué?…Once Caldas están muy mal.

El equipo dirigido por Francisco Maturana jugó mal. No fue capaz de crear una opción de gol en los 90 minutos. Terminó con 9 por la expulsión de Elkin Soto y Julián Guillermo.

Pudo ser una goleada, pero por fortuna, en el Once Caldas ataja José Fernando Cuadrado. Las atajó todas. En la única que lo sorprendieron fue a los 23 minutos del complemento, en el gol local.

Un acción en la mitad del campo, no hubo marca y tampoco presión, asistieron a Éder Steer, quien de primera, sin dejar caer el balón, le pegó con potencia y ubicación y lo venció.

De resto, Cuadrado soportó la avalancha del primer tiempo. El local pasó por encima del Once. Lo presionó, no lo dejó jugar, le quitó la pelota y le puso condiciones. Por eso el volumen ofensivo.

Ocho llegadas, seis opciones de gol, certificaron el dominio ante un rival que se demoró 10 minutos para pasar la mitad de la cancha y no hizo un solo remate al arco.

Para el complemento, con Hansel Zapata y Luis Sinisterra, se mejoró defensivamente y el rival ya no fue tan contundente, pero mantuvo el control. El equipo apenas generó un remate con Marimón.

Llegó el gol de Steer y el rival regaló el empate, pero Édder Farías falló ante el pase de Arango.

El equipo, si buscó la reacción, se quedó con opción por las expulsiones de Soto y Julián Guillermo.

Tras 20 días de para en la Liga por la Eliminatoria y la venida del Papa, se tenía la ilusión de que podría llegar la mejora, pero, por lo visto ayer, fue peor porque el Once jugó el partido más discreto de la temporada. Ahora necesita 17 puntos de 24 para clasificar, algo que ya parece imposible

Deja un comentario

Name *
Email *
Website